Las cuatro leyes de la espiritualidad

Hace un tiempo publiqué en una red social un texto sobre las cuatro leyes de la espiritualidad hindúes y tuvo bastante éxito. Realmente no era un texto mío sino algo que me había enviado una amiga y que compartí con todos vosotros. Simplemente añadí algo de mi cosecha propia como coletilla final. Se compartió en reiteradas ocasiones y me sorprendió gratamente la respuesta de la gente que se paró a leer un texto que no contenía imágenes ni dibujos.

Lo resumo aquí por si no lo viste en su día. Sin comentarios, tan solo las leyes con una ligera explicación de las mismas.

Primera ley: “La persona que llega es la persona correcta”. Nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que aparecen en ella lo hacen para hacernos aprender y avanzar en cada situación.

Segunda ley: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada de lo que nos sucede podría haber sido de otra manera, ni siquiera el detalle más insignificante. Y  tuvo que ser así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante.

Tercera ley: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará.

Cuarta ley: “Cuando algo termina, termina”. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con la experiencia.

Viendo el perfil de los lectores, cuarentones como yo, he decidido escribir algo que tenía en mente hace ya tiempo. Es un proyecto personal que quería lanzar, pero como dice la segunda ley que hoy nos atañe, el momento no era otro que AHORA.

No te ancles en el pasado y no te excuses con futuros inciertos.
¡El momento es AHORA!

Supongo que como tú, que compartiste el texto, que como mínimo lo leíste y tal vez le diste a un me gusta estarás en la búsqueda de “algo” que te “llene”. Traspasada la cuarta decena de los años de tu vida hay gente a la que le satisface una parte más física y se “llena” corriendo de forma compulsiva maratones, ultra trails y triatlones y hay gente que se decanta por la parte más metafísica o espiritual y busca entre los miles de productos y servicios en el mercado de la Nueva Era.

Por mi parte, desde los quince años que empecé con las artes marciales y fui cambiando de deporte cada veinticuatro meses, buscaba algo más que una mera parte física y eso que por aquel entonces no se hablaba de la energía o de la teoría del doble, la medicina china era una completa desconocida para occidente y disciplinas como el tai chi, qi gong o kung fú ni siquiera tenían nombre en Europa. Por supuesto no existía Internet y no teníamos el acceso a la información que ahora tienen nuestros hijos.

Tras practicar algo de todo y no saber de nada, tras una búsqueda intensa de maestros pensando que tan solo era un discípulo, me he encontrado con gente que vive de intentar ayudar a los demás tras haber realizado múltiples cursos de múltiples disciplinas buscando respuestas en cualquier lugar cuando el conocimiento está dentro de ellos mismos.

Disciplinas de origen oriental como el tao yin o el chi kung, el reciente resurgimiento del mindfulness, la vertiente hindú del yoga en sus casi treinta modalidades o las casi docena de tipos de meditación, tienen bases comunes como la introspección y el crecimiento personal, el desaprendizaje y el vaciar tu mente de pensamientos acompañándolo con una respiración abdominal.

El mejor maestro de todas las disciplinas, cualquier niño.

Piensa por un momento en el mejor maestro de todas estas disciplinas en una sola persona. Imagina por un momento en un sifu que haga respiración abdominal desde el día en que nació, que sea capaz de vivir cada momento presente sin cuestionar un futuro incierto ni anclarse en su pasado, que no cuestione nada y utilice su curiosidad para acometer cualquier aventura, que no necesite parar a meditar porque su vida es una meditación continua, alguien que ha descubierto el mundo desde él hacia afuera y que no busca fuera lo que tiene dentro de forma innata.

¿Conoces alguno? Yo sí. Cualquier niño.

Y en casa tengo dos. Así que el objetivo de este blog es la de intentar ayudarnos a encontrar respuestas a aquello que estamos buscando pero siempre indagando en nuestro interior y aprendiendo de nuestros hijos y/o sobrinos. Desde su punto de vista donde no existen las estructuras fijas e invariables ni los problemas como nosotros los entendemos (su parte) y con la ayuda de alguien que ha tenido que superar los cuarenta para empezar a buscar lo que ellos controlan (la mía).

En este nuestro primer post, ¿crees que deberíamos explicarle a un niño las cuatro leyes de la espiritualidad o por el contrario las tiene asumidas sin cuestionarlas o planteárselas?

Así que, si te parece, hablaremos de temas que nos preocupan a todos. Propón algo si no se nos ocurre y participa lo máximo posible. Comparte todas las veces en las redes sociales para que seamos más opinando y aprendiendo unos de otros y suscríbete al blog para estar al tanto de todos los comentarios. Te doy las gracias de antemano.

Por último, prometo añadir fotos y dibujos en el próximo post 😉

Anuncios

6 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Gigena Ana dice:

    Realmente me emocionaste. Pienso que en los niños debemos despertar al sabio que está dormido.
    Excelente tema !!!!

    Me gusta

    1. kayakoyons dice:

      Gracias por tu comentario Gigena. Realmente en los niños está activo desde su nacimiento, lo que pasa es que la sociedad y los tópicos que nos mueven en ella hacen que los anulemos y luego, cuando llegan a una edad, intentan despertarse a sí mismos si deciden buscar algo más en la vida.
      Un saludo, Carlos.

      Me gusta

  2. Mabel dice:

    Sabías palabras! Ya sabes que pienso exactamente lo mismo! Quizá por eso no veo ningún camino más mágico , sano, puro y divertido que ver la vida a través de los ojos de un niño, dejarles disfrutar sus experiencias y ayudarles a que disfruten sin prejuicios ni encasillamientos de su esencia y su personalidad. Y yo… Para poder volver atrás y coger un poquito de impulso para seguir hacia delante cree “mi mundo” dedicado y creado especialmente para ellos y yo disfrutar viendo como saben caminar con la fantasía y su pequeña y a la vez grande intuición ! Gracias por tener tu también alma de niño ! Me encanta el tema del blog!! Y no esperaba menos de ti eligiendo su nombre!! Un beso y enhorabuena por este nuevo proyecto!! Muackkkk

    Me gusta

    1. kayakoyons dice:

      Ajajajajaj, muchas gracias guapísima!
      Veo que me conoces un poquito, ejejej.
      Lo que siempre has hecho es hacer un poco mejor el mundo, haciendo disfrutar a padres y niños y luchando por ello hasta más allá de tus fuerzas. Así que, ¡enhorabuena por ello Mabel!

      Me gusta

  3. Carla dice:

    Genial reflexión! Cierta del todo! Empiezo a seguirte😉

    Me gusta

    1. kayakoyons dice:

      Gracias por tu comentario Carla, espero estar a la altura! Buenas noches!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s